Scream for me Dublin

Bruce Dickinson no para un minuto. No conforme con haber estado girando casi medio año con Maiden, y haber participado del concierto en Canadá por el 50 aniversario del “Concert for Group & Orchestra”  de Deep Purple, el pequeño gigante sigue de gira presentando su libro “What Does this Button Do?” editado en 2017. En esta oportunidad, MaidenArg tuvo el privilegio de asistir a la charla que Dickinson dio en Dublín, Irlanda, y podemos traerles un adelanto de lo que será la presentación que Bruce hará en Agosto del año que viene en Argentina, además de alguna que otra perlita. 

El pasado 13 de diciembre Bruce Dickinson se tomó un tiempo para acercarse a la capital de la República de Irlanda, más precisamente al National Stadium (un pequeño estadio con una capacidad para unas 1500 personas concebido principalmente para eventos de boxeo) y así poder dar una extensa charla sobre su autobiografía. En este punto es preciso advertir, por más redundante que parezca, que quienes deseen acercarse a escuchar el parloteo de Bruce será prácticamente indispensable que los asistentes tengan un importante manejo del idioma inglés como así también haber leído el libro, de otra forma les será casi imposible poder disfrutar de la velada. Porque Bruce es todo un personaje que en ningún momento para de hacer bromas (incluso a la hora de llegar a un punto tan delicado de su vida como su batalla contra el cáncer) y en donde básicamente estará recorriendo todo su libro, de punta a punta, desde su juventud hasta su presente en las dos horas y algo más que duraría su monólogo. Más tarde, luego de un intervalo de unos veinte minutos, llegaría el tiempo para contestar preguntas de los presentes. “Scream for me, Bruce!” gritó alguien de la audiencia cuando el mítico frontman subió al escenario, a lo que Bruce respondió entre carcajadas “No voy a hacerlo esta noche.”

Da gusto poder disfrutar de Dickinson en un contexto completamente diferente al de los inmensos escenarios con los que estamos acostumbrados a verlo junto a Maiden. Poder apreciarlo en un marco mucho más íntimo, parado sobre unas discretas tarimas en donde solo una pequeña mesada con un refresco servirán como decorado es cuanto menos llamativo. No obstante, Bruce se valdrá de su puntero y de la pantalla a sus espaldas para ir recorriendo todo el material fotográfico incluido en su libro el cual utilizaría como soporte para que lo acompañemos en este viaje temporal a lo largo de su vida. De hecho la charla comenzó con Bruce bromeando sobre la mismísima foto que acompaña la portada del disco: “Esto es todo truco de Photoshop” dice Bruce en referencia al software que logró ocultar las indisimulables arrugas que ya figuran en su rostro desde hace unos años. “Odio que me tomen fotos ahora. Cuando tenía 23 años era diferente. Pero ahora estoy más viejo..y me sacan más fotos que antes. Juntaría todas las fotos que me sacan ahora y empezaría (simula una ejecución con una ametralladora)”. Y así comenzó la velada; la siguiente foto mostraría a Bruce de casi adolescente (“Aquí es cuando no existía Photoshop” dijo) y fue como comenzó a hablar de su juventud. Como algunos sabrán, la relación con sus padres no fue la mejor: “Yo siempre fui maleducado. Siempre discutí con mis padres. Desde mi nacimiento. Creo que si hubiera podido cuando me querían sacar hubiera dicho ‘No! Déjenme aquí que estoy cómodo y cálido’ (a la vez que simulaba ahorcarse con el cordón umbilical)”. Más allá de las bromas es claro que Bruce guarda cierto rencor con los padres quizás por no haber estado más presentes en su temprana edad. Lo cual le permitió tener un vínculo más cercano con su tío/abuelo John, quien fue el responsable en transmitirle su pasión por la aviación cuando era pequeño. “Las cosas que haces de pequeño te persiguen siempre. No debemos ignorarlas. Algunos lo hacen y está mal. Debes dejar que esas cosas te persigan siempre, cuando imaginas que todo es grande y fantástico es genial. Esa sensación de inmensidad que tuve de pequeño cuando vi un dirigible me inspiró en Empire of the Clouds.

No obstante, Bruce accedió al deseo de sus padres de ir a la Universidad. Algo con lo que él no quería saber nada: “Me decían ‘Tienes que triunfar en la vida. Tienes que ser Contador…Tienes que ser Abogado…Tienes que ser Doctor’….Tienes que ser dentista. Dentista. Ese maldito trabajo para que todos tengan una perfecta sonrisa al estilo Hollywood. Al final, decidí darles el gusto y cedi en ir a estudiar pero iba a terminar estudiando Historia Moderna.” Pero claramente la pasión de Bruce iba por otro lado y él quería dedicarse a la música. Para sorpresa de muchos, Bruce confesó que quería tocar la batería. Y aquí vino uno de los momentos más divertidos de la velada: “Yo me pregunto qué es lo que pasa por la cabeza de un baterista. ¿Hay algún baterista acá en la sala? Por ejemplo, por la cabeza de un cantante pasa (tararea una melodía)…por la cabeza de un guitarrista pasa (tararea otra melodía y gesticula tocar una guitarra)…por la cabeza de un bajista pasa (lo propio)…pero para un baterista (empieza a hacer mímicas y a simular golpes de tambores) ¿Cómo haces una melodía con eso?” Y a continuación vino lo mejor: “Por ejemplo, estoy trabajando una melodía con Maiden (simula golpes de redoblante)…Nicko, Nicko..acá viene el estribillo…si,si…el estribillo….¿puedes pegarle más despacio?….si,si..no,no…no marques tan fuerte el tempo…no,no así no….el estribillo…aarrggh, Steve, ¿puedes venir acá y explicarle!? Y es para eso que existen los bajistas, para poder explicarles a los bateristas.” Tremendo estallido de aplausos y carcajadas entre los presentes que, dicho de paso, no llegaron a colmar las instalaciones.  Luego Bruce recordó que se había comprado unos bongos como primera “batería” y fue como ensayando accidentalmente e intercambiando los puestos con su compañeros durante “Le it be” de Los Beatles fue que descubrió que tenía una gran voz potencial. 

Apenas algunas menciones de su paso por Speed, su primera banda, para luego llegar a Samson y  bromear con las locuras de su baterista Thunderstick y de su intercambio con Clive Burr (quien recibió sus merecidos aplausos) cediéndole su puesto en Iron Maiden. Fue muy gracioso escuchar a Bruce contar que cuando los miembros de Samson estaban buscando un cantante y se mostraron interesados en él, él les dijo que accedería solamente si le daban tiempo para terminar de rendir sus exámenes finales de historia. También Bruce reconoció que en esta época fue cuando descubrió que no quería saber nada con las drogas ya que le disgustaban los efectos que causaban en la gente. “Samson fue la banda donde hicimos todo lo que una banda no tiene que hacer. A algunas bandas les lleva mucho tiempo en sus carreras cometer errores que no se deben cometer en la industria. Bueno, nosotros rompimos todos los récords cometiendo todos esos errores en apenas un par de años”. Claro, más allá de esto fue Samson el trampolín que le dio a Bruce la posibilidad de llegar a Iron Maiden y sobre esto Dickinson tuvo una reflexión muy interesante: “A algunas personas que no son creyentes les llega a algún momento en que creen en Dios. A algunos les pasa cuando se están muriendo, o casi muriendo, o cuando se salvan de algo, o conocen a alguien, o cuando tienen algún pariente que está por morir. A mí en lo particular ese momento me llegó después de mi primer año con Maiden. (Mira al techo, abre los brazos y exclama) ¿Por qué Dios? ¿Por qué dejaste que pasara todo tan rápido? En un año ya teníamos un disco número 1 en ventas (“The Number of the Beast”), ya giramos por todo el mundo, tocamos con grandes bandas, en grandes festivales para miles de personas, llenamos estadios gigantes.”

Luego Bruce continuó hablando de otras anécdotas relacionadas a Maiden durante los 80’s: el primer Rock in Rio en Brasil (1985), sus llamativos pantalones: “Aunque no lo crean, hay dos sitios de internet dedicados a hablar de mis pantalones” Y hasta volvió a hablar de la anécdota de su traje para la gira de “Somewhere in Time” (la cual se encuentra detallada también en la tercera parte del documental de la historia de Iron Maiden incluida en el DVD de “Maiden England”), aunque también se tomó su tiempo para atender sobre este asunto a sus compañeros de banda por aquellos años. Tomando como ejemplo una foto de la gira del “World Piece Tour” (1983), Bruce apuntó al alma mater de la Doncella y dijo: “Miren esas piernas. Qué importan los pantalones. Cualquier pantalón del mundo le queda bien a Steve Harris”

Llegado el momento de hablar del momento en que él dejó la banda (1993), Dickinson también ofrece reflexiones interesantes: “Simplemente llame a Rod (Smallwood, el manager) y le dije que me iba. A veces es increíble cómo las decisiones más importantes se hacen de manera tan sencilla.” Y así fue como el multifacético cantante se abocó de lleno a su carrera solista: “Iron Maiden es una institución. Y yo no quiero vivir mi vida dentro de una institución con todas sus reglas. Así que si quería salir y ver el mundo como era por fuera de esa institución, sentía que ese era el momento indicado para hacerlo.” Y cuando parecía que iba a seguir con otro capítulo de su historia, Bruce se volvió a la audiencia y sentenció: “Y si me preguntan si me arrepiento de haberlo hecho, mi respuesta es: NO. Ni por un solo instante me arrepiento. Me permitió conocer cosas que de otra forma no podría haberlo hecho. Y porque además, cuando volví a la banda, volvimos mucho más fuertes que antes.” (Aplausos en toda la sala).

Luego la charla prosiguió sobre su experiencia como piloto de aviones Boeing y como fue algo de lo que muy pocos supieron durante los tempranos años del siglo XXI, antes incluso de la gira del “Somewhere Back in Time World 08/09” y el avión Ed-Force One. “Fue algo de lo que sabían muy pocos en aquel entonces. ¿Y saben por qué? Porque nadie tenía un maldito smartphone en esos años.” 

Llegaría luego el momento de hablar de cuando le detectaron cáncer en su lengua. Sin dudas en esta parte de la charla también salieron algunos de los comentarios mas interesantes: “Ok, le dije a mi médico: ‘me lo merezco. Sin dudas esto me lo merezco. Por haber sido malo con mis padres. Por haber sido malo con mi hermana. Y tantas otras cosas. Me lo merezco.’ A lo que mi doctor después de discutir un poco me dijo: ‘Basta. Suficiente. No hiciste nada malo. Es solo mala suerte que haya ocurrido. Suerte para vos que estás en una etapa donde podemos tratarlo todavía’.” Luego de un par de bromas mas para que no se pierda la tónica humorística de la velada, el vocalista prosiguió diciendo que luego de pasar por todos los estados de ánimo, luego de haber hablado con su familia, sus amigos, con los demás de la banda y cuando estaba iniciando el tratamiento pensó: “Fue un momento que luego de haberme enojado, lamentado, entristecido dije que iba a tomar a esta enfermedad como un huésped no deseado. ¿Qué hacen ustedes cuando llega a sus hogares alguien que no quieren que esté ahí, que come toda su comida, que deja todo sucio por todos lados y que los molesta con su presencia? Simplemente lo invitas a que se retire de tu casa.” Creer o reventar, esta filosofía fue algo que ayudó a mucho a Bruce durante su tratamiento según sus propias palabras. Luego de más de dos horas de charla, llegaría el momento del receso para luego, ahora si, responder las preguntas que el respetable dejo para el Hombre de Hierro antes de comenzar el evento. 

Tras una pausa de unos veinte minutos, Bruce vuelve al escenario con algunas de las tarjetas en donde les habían escrito algunas de las preguntas de los presentes y el gran vocalista se tomó su tiempo para responder a cada una de ellas. Dentro de las más destacadas podemos mencionar la que cualquier fan en el planeta le viene preguntando a la banda desde hace ya varios años: ¿Van a tocar alguna vez Alexander The Great? A lo que Bruce respondió más o menos asi: Bueno, si. Vamos a tocarla. Es sorprendente todo lo que nos preguntan por esta canción. En Grecia me lo han preguntado como tres mil veces. Un fan una vez me dijo (imita una voz burlona) ‘¿Como puede ser que nunca toquen ‘Alexander The Great’? Le puse de nombre a mi hijo Alexander por esa canción. Me están humillando…(y luego de un par de bromas)…pero bueno, volvamos a la pregunta: LA RESPUESTA ES SÍ. VAMOS A TOCARLA. Aplausos en toda la sala, aunque inmediatamente alguien del público estuvo muy astuto y preguntó ¿Cuándo? A lo que Bruce respondió: No lo se. En algún momento. No se cuando (mientras se reía). Quizás sea una sorpresa. 

Cuando se le consultó a Bruce por su disco solista, simplemente dijo que estaba trabajando en ello y que tenía muchos demos en los cuales tenía que trabajar las voces, pero no dio más precisiones al respecto.

Otro momento muy importante fue cuando le preguntaron si se sentía mal que lo compararan con el eterno Ronnie James Dio y se le molestaba que algunos pensaran que fue un mejor cantante que el, a lo que Bruce sacó toda su chapa de caballero inglés respondiendo: Realmente, lo que me haría feliz es que aún estuviera aquí con nosotros. También le preguntaron si alguna vez pensaban tocar Empire of the Clouds, la canción más larga en el repertorio de Maiden y a lo que Bruce nos hizo levantar las cejas a todos de la sorpresa: Bueno, no con Maiden. Si lo hacemos será por fuera de Maiden. Es una canción muy larga y no tenemos a nadie para que toque el piano arriba del escenario y seria muy difícil poner uno (risas). Pero recientemente cuando estuve en Canadá por el 50 aniversario de  ‘Concert for Group & Orchestra’ de Deep Purple, hablamos de hacer otras cosas con la orquesta, algo del repertorio de Maiden y ‘Empire of the Clouds’ fue una de las posibilidades de las que se habló. Breves segundos de silencio en todo el National Stadium en donde estimo que en ese momento a todos los presentes se nos habrán pasado miles de cosas por la cabeza. Otro punto a resaltar fue cuando un oncólogo que había entre el público le pregunto cual consideraba la mejor forma de afrontar el tratamiento contra el cáncer. En ese momento, Bruce consideró agregar algo más a lo comentado más arriba: No lo se. Simplemente tuve suerte. No todos la tienen. Es difícil afrontar el tratamiento. Nunca tuve problemas en sentirme cansado, de hecho casi nunca en mi vida me pasa eso. Pero durante ese periodo hubo momentos en donde me sentí realmente sin fuerzas. El lugar de donde me realizaba las intervenciones quedaba solo a unos minutos de mi casa. En una oportunidad no pude más, no podía seguir caminando, no tenía fuerzas para volver a mi hogar. Me quedé sentado en una vereda. Y ahí me puse a pensar en la gente que vive así, en ese estado. Todos los días. Y en el trabajo que hacen todas las personas de caridad para ayudar a las personas a salir de esa situación de calle. Definitivamente vivir algo así te cambia la perspectiva de las cosas. Así de reflexivo, Bruce nunca deja de apelar al humor para contestar otras preguntas.¿Quéle dirías a una persona que tiene miedo de volar?Simplemente, no lo tengas. También le preguntaron por algunas anécdotas de su paso por Sarajevo y, al igual que en el documental Scream for Me Sarajevo, Bruce reconoció que hubo muchos momentos por los que él y su banda pasaron bastante miedo. 

Finalmente, terminadas todas las preguntas, y aprovechando de que estamos en vísperas de Navidad, Bruce pensó que era oportuno hablar de Revelations, una de sus canciones en Maiden que lleva su firma y que tiene una connotación religiosa muy fuerte. El inmenso Dickinson se paró en medio del escenario y empezó a entonar la primera estrofa de la canción, cantando todo a capella y en un tempo levemente más reducido: y mientras a todos nos ponía la piel de gallina como solo él puede hacerlo, ni bien terminó de cantar sentenció la jornada con un simple: Buenas noches.

Fuera del escenario, abajo de él, como escritor, como vocalista, como aviador…como luchador, Bruce Dickinson volvió a demostrar que es uno de los artistas más talentosos del cual tenemos que sentirnos unos privilegiados por haber sido contemporáneos a él. 

Bruce Dickinson se esta presentando el próximo 25 de agosto en El estadio Obras Sanitarias. Toda la información esta aca: http://www.livepass.com.ar/event/bruce-dickinson-obras