MaidenArg reseña: British Lion – “The Burning”

Luego de algunas escuchas, esto es lo que los miembros del staff de MaidenArg tenemos para decir del nuevo disco de la banda solista de Steve Harris, British Lion. Les dejamos cinco cortas reseñas elaboradas por nosotros:

En los dos álbumes de British Lion no encuentro demasiados puntos que puedan caerme bien en un disco de Maiden, y veo eso como algo bueno. Escucho a una banda de garaje con solo buenas intenciones, con temas que van pasando uno tras otro sin que alguno sobresalga del resto. En este nuevo disco, el único tema al que le encuentro un sabor diferente (aunque no tanto) es “Land Of The Perfect People”, que lograron tirarlo en la misma bolsa que el resto con el repetitivo “Run Run Runaway”, arruinando un tema prometedor. El arranque de “Bible Black” es de lo mejor del álbum, pero seguimos en buenos pasajes de temas que quedan en el olvido, o cortes dentro de un tema para que se destaque el sonido del bajo y no nos olvidemos que se trata de Steve Harris. Un disco “aceptable” pero chato, que pasa sin sobresaltos. Para el contenido del álbum, a la portada le sobra un león y veinte fósforos. Creo que a Harris logra a la perfección su propósito en esta banda: No ser una banda grande en ningún sentido.

Lucho Gómez Pallo


Considero que la mejor forma de escuchar un proyecto nuevo o en paralelo de un artista a quien ya admiro y relaciono con su principal trabajo, es justamente ponerme con oídos frescos y tratar de pensar que lo que escuche no debo relacionarlo con su obra mas importante. Dicho esto, me propuse escuchar lo nuevo de Steve Harris desde esta mirada, despojándome de lo que más amo de su carrera, pero recordando que en su primer trabajo no encontré puntos de contacto que me generaran ganas de volver a escuchar ese material o incluso querer ver toda esa propuesta en vivo, más allá de la posibilidad de ver al bajista que más admiro en el mundo. “The Burning” ofrece momentos interesantes en algunas partes de la canciones, pero no logro encontrar más que eso, ni tampoco algo que me guste en su totalidad. Escucho una banda de la que si no supiese de la presencia de semejante bajista, podría pasarla por inadvertida. Encuentro un audio muy justo que me da la sensación de chatura y con falta de contundencia. Percibo de nuevo a un cantante con un color de voz que se ajusta bien para la propuesta pero al que, junto con el resto de la banda, no escucho nada superlativo, solamente músicos muy correctos y prolijos. Lamentablemente vuelvo rescatar y quedarme sólo con lo mismo que en el primer trabajo solista de Steve Harris y que tiene que ver más sobre lo que sabía que iba a encontrarme si o si de parte del padre de la Doncella de Hierro, y me refiero a su forma personal de interpretar acordes, la frescura de los arpegios y por sobre todo esa pegada de dedos inconfundible sobre su Fender Precision.

Alejandro Guimaraes


Como todos mis colegas seguramente se dedicarán a darle con un caño a la performance vocal de Richard Taylor, voy a dedicarle estas breves líneas a las virtudes que tiene esta segunda aventura solista de Steve Harris titulada “The Burning”, ya que de hecho las tiene y es una lástima que no puedan potenciarse por culpa de un vocalista tremendamente monótono. Quizás lo primero a resaltar es que ya no es tan así un proyecto solista sino que ya se trata de una banda propiamente dicha, con nombre y apellido (British Lion), que sigue remitiendo al Hard Rock de UFO y Thin Lizzy . Tal vez eso pueda explicar que aquí la banda suena mucho más compacta en donde el bajo de Steve ya no queda tan evidentemente por encima de los demás instrumentos como ocurría en el primer disco. De allí es importante destacar a las violas de Graeme Leslie y David Hawkinds quienes transmiten varios pasajes cargados de enérgicos solos. Lamentablemente, con todo eso junto, el disco cumple discretamente la tarea de entretener y parece ser que Harris no podrá aspirar a mucho más con esta formación.

Juan Manuel Guarino


Hace poco en una entrevista, Steve Harris llegó a declarar que su agrupación tiene menos convocatoria que la banda de su hijo George (The Raven Age), y ahí está el propósito: British Lion no está pensado para convertirse en una banda de estadios, si no de pequeños recintos con un feedback más íntimo. La música está pensada para lo mismo. Sabemos que un genio como Steve Harris puede mucho más que lo que ha despachado en los dos discos bajo el nombre de British Lion y seguramente él también sea consciente de lo mismo, pero se lo nota conforme y con un propósito claro. Por eso no sorprende que no haya variado la fórmula en estos ocho años que sucedieron entre el álbum debut y este “The Burning”, aunque al menos aquí se nota una producción más limpia y una banda sonando como tal, con un puñado de momentos interesantes en donde “City of Fallen Angels”, “Spit Fire”, “The Burning” o “Last Chance” sobresalen sobre el resto. Pero son solo eso: efímeros momentos de brillantés, como a un pintor que el lienzo le está quedando demasiado grande. Teniendo en cuenta que este es un disco de Hard Rock, no tengo dudas de que dentro del propio estilo, al terminar el año, quedará sepultado por una pila de lanzamientos más interesantes. ¿Falta mucho para el disco nuevo de Bruce Dickinson?

Rodrigo Garbini


El nuevo trabajo de Harris con British Lion sigue la línea del trabajo debut, que vio la luz allá por el 2012. Una mezcla de Rock clásico con pequeñas influencias de progresivo de los años 70’s, y armonías vocales emparentadas con el rock alternativo de los 90’s. Lamentablemente, “The Burning” tiene pocos momentos en los que logra brillar. Personalmente, mi problema no recae tanto en la performance de Richard Tylor y su voz, la cual creo ha mejorado enormemente en éste nuevo trabajo, sino en el puñado de composiciones poco inspiradas que se terminan mezclando entre sí a lo largo del álbum, el cual se extiende hasta los 60 minutos de duración. Tal vez el haber hecho algunos recortes le habría jugado a favor, y canciones como “Spit Fire”, “The Burning” y “Bible Black” resaltarían más y lograrían una experiencia más amena. Aun así, creo que la agrupación está en buen camino y pueden seguir expendiéndose y evolucionando, ya que se puede sentir un crecimiento a nivel compositivo.

Farid Sánchez