MaidenArg Recomienda – Discos de octubre 2020

HERNÁN RECOMIENDA...

ARMORED SAINT - "PUNCHING THE SKY"

En el mes más destacado del año en cuanto a lanzamientos vamos a premiar la vigencia de una banda como Armored Saint, quienes se han descolgado con un discazo titulado "Punching the Sky". Ya desde el arranque con un temazo con destino de clásico como "Standing on the Shoulders of Giants" la banda pone de manifiesto todo su vigor y pericia interpretativa. Hablamos de un trabajo de Heavy Metal hecho y derecho muy melódico y ganchero que en más de una ocasión apela a estribillos irresistibles. John Bush sigue demostrando porque es uno de los vocalistas más destacados que parió el metal. Descollando a cada paso, el ex Anthrax consigue ponernos los pelos de punta en gemas como "End of the Attention Span". Pero el Bush bueno no está solo al frente de esta empresa, lo acompañan monstruos de la talla de Joey Vera quien no conforme con demostrar una vez más sus dotes de inmenso instrumentista también se hizo cargo de la producción con resultados altamente satisfactorios. Riéndose del paso del tiempo, las etiquetas y los sonidos de moda Armored Saint nos regala una buena dosis de incandescente metal con la dignidad suficiente para encaramarse en cualquier lista de fin de año.

FARID RECOMIENDA...

SLOW FALL - “BENEATH THE ENDLESS REMAINS”

Elegir un álbum para reseñar este mes fue bastante complicado, y mis compañeros pueden dar fe de ello, y cuando la competencia es tan reñida tuve elegir que review hacer en base al factor sorpresa, y que bella sorpresa fue toparme con esté disco. A Slow Fall le toca codearse con los más grosos del Melodic Death Metal, sus compatriotas fineses son los mayores exponentes del género y bandas como Amorphis o Insomnium siguen manteniéndose en la cúspide. Por suerte su debut, “Beneath the Endless Realms", trae suficientes elementos distintivos y no se vuelve un constante “esto me recuerda a…”. Hay una buena carga de “metal moderno", más que nada en las voces limpias, pero incluso para mi que no suelo ser muy fan de ellas, en este disco están tan bien implementadas que no se vuelve algo negativo. El punto más alto del álbum a mi gusto llega de la mano de la agresiva “Witnesses to the Fall of Night". Si este es el nivel que de ahora en más va a manejar Slow Fall, podemos decir con tranquilidad que el género tiene un más que digno sucesor

JUAN MANUEL RECOMIENDA...

PALLBEARER - "FORGOTTEN DAYS"

En un año realmente fructífero para los amantes del Doom Metal, los norteamericanos Pallbearer no se quisieron quedar atrás y volvieron a la carga con un disco por demás interesante. Ya en 2017 ocuparon las páginas de todos los medios especializados con el genial “Heartless”, su tercer larga duración. Para este “Forgotten Days”, su cuarta entrega, la banda de Joseph Rowland y Brett Campbell se aleja de los elementos Floydescos que hacen a su sonido, y que tanto habían caracterizado a su antecesor, para fijar la brújula con dirección hacia el más oscuro Black Sabbath dandole vida así a un disco más denso y sombrío, logrando resultados sobresalientes en canciones como “Vengeance & Ruination” o “Riverbed”. En un año donde pareciera ser que se acaba el mundo, la banda de sonido ideal para acompañar este apocalipsis viene de la mano de los estilos más Doombetas, y a Pallbearer definitivamente no se los puede dejar afuera.

RODRIGO RECOMIENDA...

MORS PRINCIPIUM EST - "SEVEN"

Reafirmando su gran momento y la buena salud en general que está viviendo el death metal melódico en un año con mucha competencia, los finlandeses Mors Principium Est se despachan una vez más con un magnífico álbum a la altura de los pergaminos. La placa no solo mantiene esa esencia vertiginosa, melódica y ganchera que tanto ha caracterizado la música de la agrupación de Ville Viljanen desde su aparición a principios del nuevo milenio, si no que la han potenciado de manera que “Seven” se transforma en su placa más destacada desde el ya algo lejano “The Unborn” (2005). Un poderoso arranque como “A Day for Redemption”, canciones hiteras como “Rebirth” o “March to War”, algún guiño a Dark Tranquillity en “The Everlong Night” y un final colosal como “My Home, My Grave”, hacen que la escucha sea heterogénea y fluida pero a su vez manteniendo una solidez que hace que el disco no decaiga en ningún momento, y eso es todo un mérito en un género tan saturado de agrupaciones que emulan la fórmula una y otra vez para terminar ahogándose en el magno cosmos de la intrascendencia. Satisfacción garantizada.