The Great Unknown (El Gran Desconocido)

(Smith/Harris)

"The Great Unknown" comienza con una imagen de una atmósfera tranquila que se rompe rápidamente por un ciclo de violencia. Más tarde, Smith y Harris escriben que nunca volverá a ser algo tranquilo.

Musicalmente, la primera estrofa se abre sobre una tranquila sección instrumental antes de dar lugar a un sonido más pesado en los versos siguientes, lo que refleja la calma de un mundo pacífico para dar paso a uno más violento.

La canción en si lidia con muchos aspectos que nos retrotraen a las líricas de la placa “A Matter of Life and Death”. En el contexto de esta canción, "El Gran Desconocido" es la muerte. La letra utiliza una serie de metáforas bíblicas y alusiones para establecer cómo la violencia distorsiona la virtud, permite la muerte a lo que crece y engendrar más muerte. “La semilla” es un símbolo en varias parábolas del Evangelio (por ejemplo, Mateo 13 y Marcos 4) y la referencia se basa en un verso línea más tarde.

El impulso de matar comienza con sólo unas pocas personas, pero el deseo de venganza convierte a todos en violentos. Al final de la canción, los corazones egoístas de algunos, dejan a la gente en forma aislada. Hay un cambio de lugar: el inicio violento es de sólo unos pocos, pero a través de la violencia, los pacíficos se quedan sólos y separados, incluso unos de los otros.

Hay muchas metáforas bíblicas en la canción. Por ejemplo, “la copa se está derramando” es una referencia al Salmo 23:5 que dice: “Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.“

Continuando fuera de la metáfora de semillas establecido anteriormente en esta canción. La semilla de la violencia crece y se convierte en muerte durante la noche. Es una cita a Marcos 4:27 que dice: "y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo."

Podemos encontrar otra referencia bíblica muy a menudo citada en “Por aquellos que viven y perecen por la espada”. Jesús dice que es entregado en el jardín. Uno de los discípulos corta la oreja del siervo del sumo sacerdote y Jesús le ordena a no recurrir a la violencia.

“Y Jesús le dijo: Amigo, ¿a qué vienes? Entonces se acercaron y echaron mano a Jesús, y le prendieron. Pero uno de los que estaban con Jesús, extendiendo la mano, sacó su espada, e hiriendo a un siervo del sumo sacerdote, le quitó la oreja. Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán. ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles? ¿Pero cómo entonces se cumplirían las Escrituras, de que es necesario que así se haga?”

Mateo 26: 50-54

En la misma versión en Lucas 22, Jesús es también el que ordena a sus discípulos ir a comprar las espadas en primer lugar, les reprende por su uso y sana la oreja del esclavo.

Cuando Harris y Smith se refieren a los tontos, los humildes y los lobos, no hacen cita a ninguna referencia biblica puntual, pero son símbolos muy utilizados en la misma. Por ejemplo, una de las bienaventuranzas afirma que los humildes heredarán la tierra (Mateo 5:5). Pero esta no es una canción sobre los humildes heredando la Tierra. En esta canción, la violencia destruye la Tierra y envía las almas hacia "el gran desconocido", hacia la muerte.

La canción sigue hablando de como la gente que lidia con la violencia siempre estará justificada para sus fines. La muerte por violencia crea un ciclo. Hijos mueren, las madres lloran y más hijos van a infligir su ira sobre los que han matado a sus hermanos. Casi contrastando la idea de nunca estar tranquilo o en paz, el final de la canción termina con un tono musical y lírico similar al del principio. Sin embargo, su final es engañoso.

"Cuando el mundo ha caído" se repite, pero ahora las personas están aisladas unas de otras por la violencia. "Estamos solos" es un oxímoron. "Estamos" implica más de una persona, pero "nosotros" estamos solos. Si bien en un primer momento, sólo unos pocos desataron la pesadilla para muchos, ahora todo el mundo comparte el sueño.

Este es también un fragmento de frase que implica que el ciclo de la violencia sólo va a continuar.