Log In Regístrate

Extras

banner_cesar banner_diario banner_cesartff

Capítulo VIII: Una Cuestión de Vigencia en el Tiempo
Textos escritos por Juanmaiden

Lanzamientos durante este período

A Matter of Life and Death 2006 Somewhere Back in Time 2008 Flight 666 2009

Para finales de 2005, y con dos discos debajo del brazo desde el regreso de Bruce Dickinson, Iron Maiden era uno de los actos más masivos del planeta. Y dentro de la escena del Rock Pesado, solamente otros pocos nombres podían jactarse de una convocatoria de esas características como Metallica, AC/DC u Ozzy Osbourne.

La banda ya consolidada

Y bien es sabido que estos nombres aquí citados (sin desmerecer sus logros) siempre estuvieron más cerca del mainstream que la banda liderada por Steve Harris. Aunque realmente cuesta trabajo hacer un análisis de la escena Metalera de aquellos años, que no es otra que la misma que abarca nuestros días hoy. Se hace difícil decir qué tendencia fue la más importante en estos últimos tiempos, y cuesta definir el por qué de la diferencia tan marcada entre los nombres citados y el resto de las bandas del planeta, independientemente de su antigüedad en el negocio. EEUU dejó de ser el centro de la atracción, si bien el llamado Metalcore (una suerte de cruza entre el Thrash y las enseñanzas de Pantera) parecía marcar el nuevo rumbo a seguir. A su vez, el llamado Power Metal, que le había dado un renovado aire fresco al Metal melódico en los 90s, para estas alturas se encontraba bastante saturado. También hay que considerar que el mercado de la música cambió radicalmente desde la época en que iniciamos esta historia hasta el presente, tanto por el lado de la oferta como por el lado de la demanda. Salen miles de bandas todos los días, y la forma más fácil de hacerse conocer es a través de Internet, puesto que con la llegada del mp3 la Industria del disco empezó a caer en un profundo precipicio del cual aparentemente hoy parece recuperarse un poco. En este contexto quizás la figura que más se hizo destacar fue la de Dream Theater, aunque no se trataba tampoco de una banda precisamente nueva. Y si bien fue uno de los nombres que más logró seducir a las nuevas generaciones, aún estaban lejos de lograr una masiva base de fans como la de los grupos de antaño. Aunque esta mención nos da un dato muy importante: la palpable influencia del Rock Progresivo en casi todos los subgéneros del Heavy Metal. Pero tampoco podemos decir de una influencia absoluta, puesto que otro género bastante opuesto a esas características estaba recuperando una considerable parte del terreno perdido durante los 90s: el Thrash Metal. En efecto, bandas como Exodus o Death Angel volvieron a ocupar las páginas de los medios especializados gracias a lanzamientos de altísimo nivel. Entonces, ¿Por qué Iron Maiden podía resaltar por sobre tantos grupos, todos ellos con propuestas muy interesantes, y sin la ayuda de los grandes medios? Ya habían pasado varios años desde el regreso de Dickinson y Smith, de modo que no se podía atribuirles todo el mérito a ese único factor. La respuesta creo que a estas alturas ya debería ser harto conocida: la banda siempre hizo la suya, sin reparar demasiado en lo que ocurría en el resto del mundo. Una honestidad y una lealtad para con su propia obra que los fans perciben inmediatamente. Y a diferencia de otros contemporáneos a su época, la banda no solo hacía giras presentando sus clásicos sino que siempre estuvo predispuesta a componer nuevo material. Declaraba oportunamente Janick Gers "Yo creo que si tocáramos solamente los clásicos, sería la muerte del grupo", y muy alejado de la realidad no estuvo.

El nuevo Eddie militar

De modo que el objetivo fijado para el 2006 no iba a ser otro que el de realizar una nueva placa de estudio. Para Agosto de 2006, el mundo tendría a su disposición "A Matter of Life And Death", el decimocuarto trabajo en estudio de Iron Maiden. Si en los dos trabajos previos las tendencias progresivas convivían en armonía con el sonido clásico de la banda, ahora en este nuevo álbum el dominio era absoluto. Este es el disco en donde las largas composiciones predominan como nunca antes, llegando a superar incluso en su duración a "The X Factor". Tan sólo "Different World" (típico golpe de apertura, en la línea de "The Wickerman" o "Aces High") y hasta ahí nomás "The Pilgrim" se presentan como los cortes más directos. Pero a diferencia de su antecesor, si bien obviamente hay un gran trabajo de guitarras, éstas no incursionaron tanto en los pasajes acústicos, ni tampoco se metieron demasiado con las orquestaciones y los teclados tampoco resaltaron tanto. Aunque parezca increíble, en "A Matter of Life And Death" encontramos algunos de los riffs más pesados en la historia de la banda como en "Brighter Than a Thousands Suns", "The Reincarnation of Benjamin Breeg" o en "Lord of the Light", por lo que estamos ante un disco bastante pesado además de ser muy progresivo y oscuro. Vale la sintonía con la portada y las letras de las canciones en donde el eje temático central fue la guerra. Eddie para esta oportunidad aparecía como el líder de un escuadrón de soldados muertos que avanzaban junto a un tanque entre un descampado abatido por los conflictos bélicos. Las críticas hacia el disco fueron dispares. Hubo quienes decididamente no estaban tan entusiasmados con que Maiden trajera tantas composiciones extensas y preferían temas más directos. Es cierto que al disco le falta algo de gancho y demande varias escuchas para asimilarlo bien, pero en los hechos los resultados fueron óptimos.

En vivo en el "A.M.O.L.A.D. Tour"

El disco entró al TOP 10 de EEUU y ocupó los primeros puestos de los ratings de todo el mundo, y si no se vendió más fue porque a estas alturas las descargas de mp3 ya formaban parte de la cultura cotidiana. Y por si todavía a alguno no le quedó claro que esta banda hace la suya, durante la mayor parte de la gira de presentación del nuevo CD, el sexteto ejecutó "A Matter of Life And Death" completo, de cabo a rabo. Ahí, donde la mayoría de los grupos recreaban íntegramente en vivo las obras que los consagraron (como lo hizo Metallica con "Master of Puppets" o Megadeth con "Rust in Peace"), Iron Maiden le apostó de lleno a su nuevo trabajo, algo de lo que muy pocos se pueden jactar. "Ojalá tuviéramos los huevos que tiene Iron Maiden" declararía Scott Ian de Antharx años más tarde; Mejor dicho, imposible. El tour duró desde Octubre de 2006 hasta Junio de 2007, y pasó por Europa, Norteamérica y Japón y llegó hasta algunos territorios nuevos como Emiratos Árabes Unidos (en el marco del Desert Rock Festival), India y Serbia. Como siempre, la masiva convocatoria en sus shows daba por tierra las críticas de los más escépticos. Pero si hubo una fecha realmente a destacar esa gira, sin dudas fue la del retorno a los escenarios de Donington Park el 10 de Junio de 2007. En realidad la banda ya había retornado allí en 2003 durante el "Give Me Ed Til' I'm Dead Tour" en el ahora llamado "Download Festival" (recordemos que antes era el "Monster of Rock"), pero esta nueva presentación de Harris y lo suyos fue una de las más apoteóticas de este tour, siendo hoy uno de los ítems más deseados por los fans para que el grupo lo edite en su videografía oficial. Pero Iron Maiden estaba preparando algo realmente colosal para sus seguidores.

Capitán Paul Bruce Dickinson

Iron Maiden junto al Ed Force One

Cuando muchos esperaban que luego de esta gira el sexteto iniciara un prolongado periodo de inactividad, La Doncella iba a sacudir al mundo con una gran noticia; para finales de 2007 la banda anunció su "Somewhere Back In Time Tour", una gira que abarcaría toda su etapa de los 80s, recreando nada más y nada menos que el escenario del "World Slavery Tour" de 1984/1985. Esta noticia dejó a todos los fanáticos empachados de alegría, puesto que para los más antiguos implicaba rememorar una etapa clásica de la banda y para los más nuevos representaba una oportunidad única de presenciar en vivo ese mítico tour del que tanto hablan los grandes manuales del Rock Pesado. El plan fue magistralmente delineado: el inicio de la gira coincidiría, justamente, con el lanzamiento a principios de 2008 del DVD de "Live After Death", luego de que la banda finalmente respondiera a las plegarias de sus fans quienes pedían desesperadamente que aquel mítico video sea reeditado en DVD. A su vez, el paquete incluiría la segunda parte de la historia de Iron Maiden que había sido iniciada con "The Early Days", y como no podía ser de otra forma, la misma contaría con abundante material informativo. Pero esto no iba a ser todo; para esta nueva aventura la banda se lanzaría a bordo de su propia nave, un Boeing 757 llamado "Ed-Force One", comandado nada más y nada menos que por el propio Bruce Dickinson (recuerden que él se profesionalizó como piloto de aviones). Y como si todo esto fuera poco, este ambicioso tour quedaría documentado por las cámaras de la productora Bangers Films del reconocido documentalista y antropólogo Sam Dunn. Sam ya había trabajado con la banda anteriormente (de hecho, Iron Maiden es su grupo favorito) en sus documentales previos; "A Headbanger's Journey" (2005) y "Global Metal" (2007), ambos de mi rada obligatoria para cualquier metalero que se precie de tal. Con ellos, Sam se ganó una enorme reputación a nivel mundial, tanto en el ámbito del Heavy Metal como en el ámbito del cine. También la banda, meses antes de iniciar el tour, había invitado a los fans a realizar una encuesta a través de su página web para invitarlos a formar parte de este nuevo film que estaban por realizar. Así fue como bajo la supervisión de Sam Dunn, el primer tramo de esta gira, que se inició el 1 de Febrero de 2008 en la India y que pasaría por Australia, Japón, California, México, Costa Rica, Colombia, Brasil, Argentina, Chile, Puerto Rico, Nueva Jersey y Canadá, quedó registrado bajo las cámaras.

El tour por supuesto continuaría por más ciudades de Estados Unidos y por Europa, siendo un éxito arrollador en donde canciones que hacía tiempo que no se oían como "Moonchild" o la soberbia "Rime of the Ancient Mariner" hicieron mella en los corazones de las distintas audiencias. Pero la repercusión en América Latina fue tan grande, pero tan grande, que La Bestia agregaría un nuevo tramo para esta gira tan magnífica para inicios del 2009, en donde el eje central fue (luego de pasar de nuevo por Medio Oriente y por Nueva Zelanda), precisamente,

El "Somewhere Back in Time World Tour"

Sam Dunn y Scott McFadyen

América Latina. Dándose cita en estadios más grandes que los recorridos en el primer tramo del "Somewhere Back In Time World Tour", y agregando más fechas aún, como los seis imponentes shows en Brasil, el legendario Vélez Sarsfield de Marzo de 2009 en Argentina o la inclusión de nuevos territorios como Venezuela, Ecuador y Perú, Iron Maiden fortaleció aún más su relación con esta región del mundo. "Ha sido una gira de una magnitud inmensa, que ha requerido un esfuerzo de las mismas proporciones. Pero hemos disfrutado mucho hacerlo," declararía Steve Harris. Simultáneamente a estos acontecimientos, La Doncella lanzaba un nuevo compilado titulado "Somewhere Back in Time: The Best of 1980-1989" y como bien se puede intuir, el mismo abarcaba la era dorada de la banda, donde los temas seleccionados fueron los que compusieron el repertorio de la banda durante esta gira. Ni bien finalizó la gira, en Abril de 2009, el trabajo de Sam Dunn junto a la banda durante el primer tramo del tour finalmente vería la luz, pero no de una forma ordinaria: El documental que llevaría por nombre "Flight: 666" fue estrenado en numerosas salas de cine de todo el mundo, siendo en varios países (como en Argentina) la primer película en la pantalla grande editada en High Definition. La increíble demanda de tickets por ver este genial film que nos mostraba a la banda disfrutando de su nueva-vieja gira, a bordo de su propio avión, intercalándose inteligentemente con distintas tomas en vivo en diferentes partes del mundo y con entrevistas a los fans, a la banda y a miembros del crew, hizo que en muchos países se agregaran más funciones a las inicialmente pactadas. Definitivamente, Maiden dejaba en claro que para ellos, ante todo, están los fans, puesto que este paquete mostraba el estrecho vínculo que tiene el grupo con sus seguidores. "Flight: 666" posteriormente sería editado en DVD y en CD (con las tomas en vivo de los distintos países que se incluyen en el documental) siendo un éxito total en ventas, dándole un espectacular broche de oro al paso de Iron Maiden durante la primer década del nuevo Siglo, en donde el sexteto no hizo otra cosa que cosechar triunfos. El escenario no podía ser mejor de cara a la nueva década.

Capitulo anterior

capitulo siguiente