Log In Regístrate

Extras

banner_cesar banner_diario banner_cesartff

Capítulo VII: La Bestia en el Nuevo Siglo
Textos escritos por Juanmaiden

Lanzamientos durante este período

Ed Hunter 1999 Brave New World 2000 Rock In Rio 2002 Edward the Great 2002 Dance of Death 2003 Death on the Road 2004

Box-Set "Eddie's Archives"

Best of the B-Sides 2002 The BBC Archives 2002 Best Over Hammersmith 2002

En 1997, mientras Iron Maiden luchaba desesperadamente por mantener su barco a flote, Bruce Dickinson revitalizaba su carrera solista; luego de que sus incursiones anteriores no hallaran rumbo (si bien el tema "Tears of the Dragón" del disco "Balls to Picasso" le valió un Grammy), Bruce se juntó con su ya frecuentado colaborador Roy Z (guitarrista, productor) para volver a hacer lo que mejor sabe hacer: Heavy Metal.

Bruce y Adrian en su
época solista

Y para esta nueva etapa unió fuerzas también con Adrian Smith. El resultado: dos discos de altísimo nivel, con canciones por las que Harris pagaría fortuna para que fueran parte del repertorio de su banda. En efecto, "Accident of Birth" (1997) y "The Chemichal Weeding" (1998), ubicaban a Bruce nuevamente en las primeras planas y los rumores sobre una posible reunión con Iron Maiden cobraban más fuerza. No sólo porque Dickinson había vuelto a sus raíces (si bien ambas placas acusan un aire de modernidad, cortesía de Roy Z) sino porque el discurso de "agotamiento creativo" cambió por el de "todas las posibilidades están abiertas". Si a eso le sumamos que Rod Smallwood también obró como manager durante el período solista de Bruce y que en todo momento sabía lo que ambas partes pensaban, parecía ser que la reunión era cuestión de tiempo. Tras finalizar la gira de "Virtual XI" en Diciembre de 1998, un par de meses después, la banda anunció el retorno del carismático vocalista junto con Adrian Smith. Astutamente, nadie del grupo dio demasiados detalles sobre la salida de Blaze Bayley, quien a su vez tampoco dedicó su tiempo en ensuciar el nombre de la banda, por lo que se puede suponer que (si bien albergamos que en situaciones como estas inevitablemente ocurren roces) el quiebre con Blaze fue en buenos términos. Y lo que es más importante aún, el ex Wolfsbane iniciaría una carrera solista más que destacada. Con la formación renovada, el ahora sexteto estaba con ganas de salir a devorarse al mundo en el nuevo siglo.

En vivo durante el "Ed Huntour"

Y por supuesto que lo conseguirían. Lo que primero que debían hacer era probar en qué estado se encontraban estando arriba de un escenario. Para eso, la banda decidió hacer una breve gira en 1999 para presentar su nuevo compilado "Ed Hunter". Este compilado traía consigo la novedad del nuevo juego de PC de Iron Maiden y la selección de temas fue hecha por los fans a través de una votación realizada en la web del grupo. El juego sinceramente dejó mucho que desear (con unas gráficas muy pobres y una jugabilidad un tanto incómoda), pero que el nuevo compilado sea con canciones elegidas por los fans y que la banda las utilice como base de su próximo set list realmente se trataba de un sueño hecho realidad. Así fue como este nuevo tour fue todo un éxito; con un grupo que había recuperado su vitalidad y su potencia; con un Dickinson cantando como nunca; con la furia de tres guitarras que engrosaban el sonido (aunque el fruto de esta combinación se apreciaría mejor en el estudio más adelante) Iron Maiden le gritaba a los cuatro vientos que estaban más vivos que nunca. Pero como se dijo antes, la gira fue muy breve. Tan solo se extendió un par de meses por algunas ciudades de Norteamérica y Europa. Esto fue así porque la banda tuvo muy en claro desde el principio que este mini tour no tuvo otra finalidad sino la de presentarle a los fans la formación renovada y a su vez probarse ellos mismos para ver cómo funcionaban en vivo. Bajo ningún punto de vista La Doncella quería aferrarse a su pasado. En palabras de Bruce Dickinson "Cuando decidí volver a la banda les avisé a los muchachos que teníamos que hacer un disco de puta madre. No quería ver a Maiden estancado en una nostalgia". He aquí en donde entra en acción otro personaje central en este tramo de la historia y lo continuaría siendo hasta el día de hoy; el productor Kevin Shirley. Kevin venía de trabajar con muchas bandas de renombre como Aerosmith, Dream Theater o Silverchair, por lo que no se trataba de ningún novato en el tema.

El exito del "Brave New World Tour"

250.000 personas en el Rock In Rio

Así fue como la banda se dirigió a París junto con Kevin para registrar su nueva placa. Finalmente, en Mayo de 2000, llegaría a las disquerías el tan ansiado disco con la nueva-vieja formación, el cual llevó por nombre "Brave New World". Basando el título en la famosa novela de Aldeus Huxley, Iron Maiden impactó al mundo entero dejando bien en claro que estaban de regreso y más fuertes que nunca; "Brave New World" no tiene nada que envidiarle a los grandes clásicos de La Doncella y le permitió a la banda entrar al nuevo siglo con el pie derecho, a la vez que en el mundo de la música comenzó a haber una revalorización hacia el viejo Rock Pesado y el reinado del Nü-Metal comenzaba a tocar su fin. El álbum era una sabia combinación de canciones irremediablemente gancheras, perfectamente balanceado entre el costado más directo y duro de la banda con su faceta más progresiva. Por un lado estaban "The Wickerman", (el tema de apertura y el hit que la banda tanto venía necesitando), "The Mercenary" y "The Fallen Angel" para lograr un impacto inmediato en el oyente; y de la otra vereda estaban "Blood Brothers" (clásico en la actualidad), "Dream of Mirros" o "The Nomad" las cuales, con sus extensos pasajes instrumentales y orquestaciones, demostraban que la banda no quiso deshacerse de su faceta progresiva que tanto cultivó en los 90s (a menos de manera mucho mayor en comparación con los 80s). Es en este tipo de composiciones donde el grupo principalmente ganaba al contar con tres guitarristas. Hay quienes sostenían (y sostienen) que parecía una exageración la ejecución de tres guitarras a la vez, y hay quienes también preferían que la banda volviera al estilo de las canciones más directas de los 80s, en la línea de, por ejemplo, "Run To The Hills". Pero había que ser demasiado puntilloso para desmerecer la integridad total del disco. Un disco que devolvió a Iron Maiden a los primeros planos y que les permitió recuperar muchísimo terreno sobretodo en EEUU, el cual fuera uno de los mercados en donde más participación perdieron durante la etapa junto a Blaze Bayley. Uno de los sucesos que prueba lo antedicho fue la fecha de la gira en el legendario Madison Square Garden de Nueva York, el cual marcó otro hito en la historia de la banda. Al igual que en el Ed-Huntour, los clásicos "The Trooper", "The Number of the Beast" o "Fear of the Dark", volvían a sonar poderosos, lo mismo que "Sign of the Cross" y "The Clansman" ahora alcanzarían nuevas alturas y mostraban que la banda no tenía intenciones en ocultar su período con Blaze. Pero ya que estamos hablando de hitos y de la gira en sí, la cual como no pudo ser de otra forma contó con una gran producción escenográfica (con ese Eddie tenebroso saliendo de entre las nubes), sin dudas tuvo su pico más alto en el cierre de la misma; el sexteto había fichado en enero de 2001 a América Latina para cerrar su exitoso tour y luego de tres memorables fechas en México, Argentina y Chile, la banda se encargó de cerrar una de las jornadas de la monumental tercer edición del festival Rock in Rio en Brasil; secundados por Queens of Stone Age, Sepultura y por Halford (quien ya acompañó a la banda en un tramo de esta gira junto a Queensrÿche), Iron Maiden ofreció un show impecable ante una audiencia de 250.000 espectadores. Este show cumbre quedaría registrado para un próximo disco y DVD en vivo, pero lo cierto fue que La Bestia no le podía haber dado un mejor broche a una gira que marcó un regreso a fuego vivo. El paso a seguir fue simplemente desaparecer del mapa por el resto del 2001, sin dar demasiadas señalas de vida, por lo que cada miembro de la banda se dedicó a sus respectivas actividades personales. El mismo Bruce Dickinson comentaba antes de empezar el Brave New World Tour que "No podemos poner a Iron Maiden en un piloto automático hacia su directa jubilación. No hubiese vuelto a la banda en esas condiciones. Debemos parar un tiempo hasta nuestro próximo disco." Justamente Dickinson, con su espíritu inquiéto, fue el que másactividades desarrolló, entre ellas, la de convertirse en piloto profesional de aviones de pasajeros y de carga. Este dato cobraría mayor relevancia más adelante en la historia. Para demostrar que la banda seguía activa, una lluvia de lanzamientos fue programada para el 2002; Ese mismo año fueron lanzados "Rock in Rio", en formato DVD y en CD doble, el cual obviamente registraba la magnífica actuación de Iron Maiden en el cierre de su última gira; El compilado "Edward The Great" (un ítem un tanto innecesario dado la cantidad de compilados habidos y por haber) y El Box-Set "Eddie´s Archives": una edición limitada presentada en una caja de lujo, la cual contenía tres discos dobles en donde se registraban tomas en vivo inéditas hasta entonces, los lado B de sus simples y mucho más. Una auténtica pesadilla para el bolsillo de los fans.

Box Set Eddie's Archives

El Box-Set "Eddie's Archives"

Un acontecimiento triste también ocurrió aquel año: al ex baterista de la banda, Clive Burr, se le detectó una severa arterosclerosis múltiple. La banda realizó dos conciertos a beneficio en el Brixton Academy de Ingleterra para recaudar fondos para la fundación que lleva adelante el problema de Clive para el tratamiento de su enfermedad, a la vez que en su website hicieron una invitación para quienes quisieran contribuir con fondos. Dicho link permaneció en el sitio por varios años. Pero había una gran expectativa por el nuevo disco y en 2003 hacia allí se dirigieron. A comienzos de aquel año el grupo se enfiló hacia Londres, luego de tantos años, para volver a registrar allí su nueva placa de estudio. Contando nuevamente con la colaboración de Kevin Shirley, la banda ya tendría listo para lanzar en Septiembre de 2003 al flamante "Dance of Death". Sin embargo, el grupo decidió primero allanar el terreno para presentar su nuevo LP. Por lo que antes de la gira oficial del disco, vino el Give Me Ed 'Til I'm Dead Tour, una gira similar a la del compilado "Ed Hunter" pero con un escenario mucho mayor y un tanto más extensa. Algunos clásicos que hacía tiempo que no se oían como "Die With Your Boots On" o "22 Acacia Aveneue" fueron desempolvados para el deleite de los fans más antiguos. Dicha gira se prolongó desde Mayo de 2003 hasta Agosto de ese mismo año y recorrió casi toda Europa para pasar luego Norteamérica; este último tramo sin dudas será algo digno de recordar puesto que La Doncella contó durante esas fechas con dos soportes de lujo: Dio y Mötorhead. En este Tour la banda se dispuso a tocar sus clásicos, dejando prácticamente ninguna época sin abordar, y tan solo presentaron un tema nuevo, "Wildest Dreams", como adelanto del inminente nuevo disco. El feeling más Hard-Rockero que dejaba este tema haría suponer quizás que el álbum recorrería esos senderos, pero no fue así. Más bien todo lo contrario, Iron Maiden ahondó aún más en los pasajes progresivos que habían caracterizado a "Brave New World". Guitarras acústicas, teclados y extensas orquestaciones volvían a cobrar un gran protagonismo, sobre todo en la canción "Dance of Death", de la cual se dice que Janick Gers estuvo muy involucrado en el concepto fantástico que encierran las letras de esta canción y que a su vez le sirvieron de sustento para el diseño de la portada del álbum, en donde Eddie representa a la parca misma, centrado en una suerte de pista de baile medieval, rodeado de siniestros personajes. El aguerrido "Montsegur", las gancheras "Rainmaiker" y "New Frontier" (donde Nicko aparece por primera y única vez en los créditos) mostraban una faceta de Iron Maiden, pero con las características antes mencionadas temas como la ya mencionada "Dance of Death", "No More Lies", "Paschendale" y la completamente acústica "Journeyman" eran las piezas que cobraban mayor relevancia. Se dice que este es un álbum en donde cada canción representa un período distinto de la banda. Como sea, el disco llegó al puesto número 2 en Inglaterra (otro terreno recuperado por La Doncella) como así también a los charts más altos en distintos países del mundo, potenciando aún más los resultados de "Brave New World".

Give Me Ed... 'Til I'm Dead Tour

El "Give Me Ed... Til' I'm Dead Tour"

Iron Maiden dejaba bien en claro que el éxito de su regreso no fue una coincidencia: estaba atravesando un excelente momento compositivo y en vivo eran implacables. La gira de "Dance of Death" propiamente dicha arrancó en Octubre 2003, tras una breve pausa del Give Me… para promocionar el lanzamiento del disco a las calles. Con un nuevo escenario armado, con características muy teatrales bien al estilo de castillos y calabozos medievales, la nueva gira fue otro éxito que se prolongó hasta Febrero de 2004 culminando en Japón. De esta gira saldría un nuevo DVD: "Death on the Road", el cual contenía la presentación de la banda en Dortmund, Alemania en Noviembre de 2003, como así también un extenso documental con todos los detalles de la gira y de la grabación de "Dance of Death". Nada más ocurriría en 2004 hasta el mes de noviembre en donde la banda iba a editar un nuevo DVD titulado "The Early Days – The History of Iron Maiden Part. 1". En efecto, este nuevo DVD se trataba de un documental en donde la banda revivía sus primeros días, desde sus inicios hasta la gira de "Piece of Mind" en 1983. Entrevistas a los miembros del grupo, como así también a managers, miembros del crew, periodistas, fans y demás hacen de este documental un suculento registro, con abundante cantidad de fotos, filmaciones inéditas, datos curiosos, anécdotas, fechas y demás.

El escenario del
"Dance of Death World Tour"

En vivo durante el
"The Early Days Tour"

Indispensable para cualquier fan. Además la banda puso a disposición del público, por vez primera en calidad digital, las viejas grabaciones de "Live At the Rainbow" de 1980 (con Paul Di'Anno aún en las voces), la de "Beast Over Hammersmith" de 1982 y el mítico show de Dortmund de 1983, en donde Iron Maiden concluía su World Piece Tour. En resumen: este DVD (doble) era un paquete imperdible. Para mediados de 2005 la banda hizo un breve Tour de promoción de este nuevo lanzamiento, y lógicamente basaron su repertorio en sus primeros cuatro discos. Esta gira también recaló en Europa, Canadá, EEUU para finalizar luego en el Reino Unido. Lo más anecdótico de esta gira ocurrió en tierras yanquis, donde Iron Maiden fue invitado a participar del legendario festival encabezado por Ozzy Osbourne; el Ozzfest. Este grandioso festival norteamericano, que reúne a bandas Metaleras de todos los rincones del mundo y que convoca a multitudes enormes, sería otro acontecimiento histórico en la vida de La Doncella. Y como si fuera poco, durante aquellos años, Black Sabbath con su formación original eran los encargados de cerrar el Ozzfest. Ver a Iron Maiden y a Black Sabbath en una misma noche hubiese sido algo impensado y se trataba de un sueño hecho realidad para cualquier fan del Rock Pesado. Pero lamentablemente las cosas no terminaron de la mejor forma. Varios diarios y periódicos norteamericanos señalaban que Iron Maiden le estaba opacando la presentación a Black Sabbath y esto posiblemente haya cobrado más validez cuando en algunas de las fechas del Ozzfest Sabbath no se presentó debido al mal estado de las cuerdas vocales de Ozzy. Por lo que fueron los miembros de Iron Maiden los encargados de cerrar el festival en aquellas fechas. "Este es el MaidenFest" decía Bruce, y esto aparentemente disgustó a Sharon Osbourne, esposa e inescrupulosa manager del Mago de Ozz. También se rumorea que Bruce hizo críticas muy mordaces hacia la familia Osbourne por su patético reality show de MTV. La cuestión es que para la última fecha del Ozzfest, en San Bernardino, California, Sharon contrató a varios miembros del equipo técnico y otros del público (se rumorea que hubo tentadoras cifras de dinero de por medio) para arruinar el show de Maiden, arrojándoles huevos al escenario, escupiéndolos y la misma Sharon les cortó el sistema de sonido en varias oportunidades durante la presentación de Harris y los suyos. Un hecho lamentable, resuelto de manera muy poco profesional, en donde los únicos perjudicados sin dudas fueron los fans. Porque tener la posibilidad de ver a Iron Maiden y a Black Sabbath juntos en una misma presentación, es algo que muchos darían su vida por ver. Y por respeto a eso, a los fans, si los problemas acontecidos fueron tal cual se narraron aquí, no dejaron de ser otra cosa que problemas de egos, y fueron resueltos por parte de Sharon de una manera absurda e inaceptable. Cruces entre Sharon y Rod Smallwood, a través de las páginas web de las bandas se vieron en la semana siguiente, dejando en claro que las cosas quedaron bastante ásperas entre ambos administradores. Como sea, el éxito de Maiden era cada vez mayor; su paso en esta primera mitad de la nueva década estaba siendo arrasador. Pero como bien ya deben saber a esta altura, La Bestia del Metal no se conforma solamente con revivir su glorioso pasado de vez en cuando y es por ello que el siguiente paso fue comenzar a planear el nuevo álbum de estudio.

Capitulo anterior

capitulo siguiente