Log In Regístrate

Extras

banner_cesar banner_diario banner_cesartff

Capítulo II: Asesinos Sueltos
Textos escritos por Juanmaiden

Lanzamientos durante este período

The Soundhouse Tapes Iron Maiden 1980 Live!!! + One Killers 1981 Maiden Japan
Iron Maiden 1979

La banda a fines de los 70

Con Di'Anno incorporado al grupo, Iron Maiden comenzó a presentarse en vivo cada vez de manera más frecuente, haciendo de lugares como el Ruskin Arms o el Music Machine sus centros de actividad a la vez que el número de fans iba en aumento. También el contexto comenzó a ser más favorable: junto a Iron Maiden estaban Angel Witch, Samson, Tygers of Tang-Pan, Deff Leppard y Saxon, entre otros, quienes comenzaron a conformar el movimiento conocido como la New Wave Of British Heavy Metal (Nueva era de Heavy Metal Británico) y, a su vez, se acoplaron al éxito cada vez más creciente de Mötorhead y Judas Priest, quienes la venían yugando desde hace algunos años atrás. Iron Maiden tenía un sonido muy característico que los diferenciaba de los demás: sus canciones poseían una fuerza inaudita hasta ese entonces pero, a la vez, eran canciones con estructuras y bases realmente difíciles de ejecutar. La influencia del Rock Progresivo era totalmente palpable. También Steve Harris siempre estuvo muy pendiente de lograr un impacto visual muy grande en sus shows, y es por eso que siempre le fascinaron los elementos de horror arriba del escenario, tal es así que llevaban para colocar detrás de la batería una gigante mascara de Kabuki a la cual le hacían bombear pintura roja desde la boca simulando ser sangre. Esta máscara, llamada Eddie, tendrá otro protagonismo fundamental más adelante en esta historia. Ahora era tiempo de dejar registrado todo aquel testimonio musical.

En diciembre de 1978, más precisamente para las vísperas del año nuevo, Steve Harris, Dave Murray, Doug Sampson y Paul Di'Anno encontraron un espacio en el Spaceward Studios en Cambridge para poder grabar su primer demo. Las canciones que quedaron grabadas fueron "Prowler", "Invasion" y la propia "Iron Maiden". A principios de 1979, le enviaron la cinta a Neil Kay, un reconocido disc-jockey del Bandwagon Soundhouse, el principal reducto de Heavy Metal de aquella época, sobreviviente a la invasión Punk en tierras anglosajonas. La repercusión fue instantánea: "Prowler" se disparó al puesto número uno de la lista de los temas más votados del Bandwagon, ganándole terreno incluso a otros pesos pesados como Rainbow, Whitesnake o Rush. Mientras tanto, la actividad en vivo de Maiden no paraba y en aquel año se produciría otro hecho importantísimo; la banda tomaría como manager a Rod Smallwood, con quien iniciarían una relación inquebrantable que perdura hasta el día de hoy. El viejo Rod inmediatamente se metió de lleno a trabajar con la banda, consiguiéndoles fechas en lugares cada vez más importantes, como así también promocionando la grabación del demo en formato de maxi-simple bajo el nombre de "The Soundhouse Tapes"; en noviembre de 1979, la primer tirada del simple, de unas cinco mil copias, se vendió en apenas diez días. En diciembre de aquel año, la banda firmó su primer contrato discográfico para EMI y ya tenían todo listo para grabar su álbum debut. Mientras tanto, había que terminar de completar la alineación.

Iron Maiden 1980

Formación del LP debut

Decidieron sumar a otro guitarrista al barco y entre tantas idas y venidas (como siempre) de distintos músicos, el elegido finalmente fue Dennis Stratton. Pero, como para perder la costumbre, nada era fácil en la vida de La Doncella; Doug Sampson decidió dejar vacante el puesto de la batería por motivos de salud. Su reemplazante fue el talentoso Clive Burr, quien provenía de militar en la banda Samson, banda en la cual cantaba un tal Bruce Dickinson. Ahora sí, ya con la formación establecida, estaba todo listo para grabar el LP debut. En Abril de 1980 vería la luz el primer larga duración autotitulado "Iron Maiden". Parecía que el terreno estaba allanado para que el disco llegue al puesto número cuatro de las listas británicas, algo que tomó por sorpresa a toda la banda. Sin embargo, la producción a cargo de Will Malone dejó mucho que desear, por decir menos. Aunque ese sonido crudo terminó favoreciendo al grupo, Steve Harris jamás estuvo contento con el resultado final de su primer trabajo discográfico como profesional: "Estábamos muy ansiosos con nuestro primer disco. Íbamos a verlo (a Will) para ver qué opinaba de nuestras tomas de grabación, y él se contentaba con decir 'bah…pueden hacerlo mejor' y se ponía a leer su diario y a fumar su cigarrillo. Al final, lo ignoramos. Terminamos produciéndolo nosotros mismos sin saber realmente lo que hacíamos. Pudo haber sido un gran disco, pero para mi nunca lo fue" Pese a todo, "Iron Maiden" es considerado hoy un clásico imprescindible en la discografía del grupo y los resultados están a la vista.

En vivo en 1980

La banda empezó a tocar cada vez más seguido en recintos más grandes de Inglaterra, como el Rainbow o el Hammersmith Odeon. Temas como "Runnig Free", "Remember Tomorrow" o la épica "Phantom of the Opera" hacían mellas en los corazones de los fans y estarían destinadas a convertirse en clásicos eternos. Y aquí también hace su aparición de manera oficial (y estelar) su mascota Eddie; diseñado por el dibujante Derek Riggs, Eddie esta vez aparecía como un zombie deambulando por los suburbios londinenses, helando la sangre de todos con su mirada penetrante. Hoy por hoy, una portada así resultaría un cliché dentro del ámbito del Rock pesado. En aquella época, el impacto fue tal que Eddie pasó a ser un miembro más de la banda, al punto en que se terminaría convirtiendo en la mascota oficial del Heavy Metal y serviría como fuente de inspiración a centenares de artistas y miles de portadas de discos por venir. Pero las razones para festejar no se terminaban allí: aquel año se presentaron por primera vez en el festival de Reading, en Inglaterra, ante una audiencia de 30.000 espectadores. Como si todo esto fuera poco, Judas Priest (quienes venían cosechando los frutos del éxito de su clásico "British Steel", recientemente editado) los invitarían a acompañarlos en su tour por Gran Bretaña. Y como cereza del postre, se embarcarían en su primer gira europea acompañando nada más y nada menos que a Kiss. Las cosas no podían marchar mejor. Pero había que demostrar que todo lo conseguido hasta entonces no fue una casualidad. Por eso, el segundo LP iba a ser decisivo.

Iron Maiden en 1981
ya con Adrian Smith

No obstante, dos cambios (otros más y van…) importantísimos se producirían de cara a la segunda placa en estudio: en primer lugar, la producción esta vez correría bajo la tutela del reconocidísimo Martin Birch, quien ya había trabajado anteriormente con leyendas como Deep Purple y Whitesnake. En segundo lugar, se produciría el ingreso del fundamental Adrian Smith en reemplazo de Dennis Stratton, quien por diferencias musicales rompería con Harris y cía. Adrian era un viejo conocido de la banda, y ya era amigo de Dave Murray desde la secundaria. Su talento como compositor dotaría a La Doncella de nuevas virtudes. En febrero de 1981, "Killers" salía al mercado y marcó otro éxito en la discografía de la banda. Las canciones, ahora sí con un sonido poderoso y adecuado a las pretensiones del quinteto, dejaron pasmado a más de uno. "Wratchild", "Murders in the Rue Morgue", "Killers", "Twilight Zone", o el poderoso instrumental "Gengis Khan" rebosaban de una energía imperecedera. También Eddie aparecía en una de sus encarnaciones más espectaculares; haciendo referencia al título de la placa ('Asesinos') el monstruo más querido por todos, en esta oportunidad, se nos mostraba con un hacha ensangrentada en sus manos y con su víctima colgándose de sus harapos, en un intento final desesperado por salvar su vida. Sencillamente: espectacular! De nuevo había que salir a la carga a conquistar el mundo, pero esta vez se extendieron más allá de Europa, llegando por primera vez a los Estados Unidos y a Japón, en donde registrarían el primer simple en vivo, "Maiden Japan", (en alusión al clásico de Deep Purple). El camino hacia el estrellato parecía que no corría ningún peligro de declinar. Sin embargo, un nuevo suceso dentro del seno de la banda pondría en peligro los cimientos de la carrera de Iron Maiden. Paul Di'Anno, incapaz de tolerar las exigencias del grupo debido a su éxito creciente, y su errante conducta, lo terminarían de alejar de la banda. Su abuso de alcohol y de otras sustancias adictivas, ponían en jaque las presentaciones en vivo, y fue por eso que su salida se convirtió en algo inevitable y necesario. ¿Cómo iba a responder La Dama de Hierro ante semejante pérdida?

Capitulo anterior

capitulo siguiente