Hallowed be thy Artwork

En el “fan experience” de hoy, Agustín Quintana de Villa María, Córdoba, nos cuenta su historia de cómo su fanatismo por Iron Maiden fue en crecimiento día tras día y el singular homenaje que llevará en la piel de aquí a la eternidad.


Soy Agustín Quintana, soy de villa María-Córdoba, llevo escuchando a Iron Maiden desde que tengo aproximadamente 6 años, me acuerdo que el primer disco que escuche de ellos fue “Death on the Road” gracias a mi viejo, Daniel Godoy, y de ahí fui experimentando más todos sus discos.

Mi viejo tuvo la oportunidad de ir a verlos un par de veces más que yo y mi primer oportunidad fue en el “The Final Frontier World Tour” que se dio en el estadio de Vélez, fue una experiencia que nunca voy a olvidar. Tuve la oportunidad de ir a ver 6 veces a la banda en Argentina, 5 en Buenos Aires y 1 en Córdoba. Escuchar el grito de “Scream for me Córdoba!” fue algo que no voy a poder olvidar nunca.

Me considero muy fanático de la banda siguiendo cada paso y cada movimiento que realizan, tengo junto a mi viejo la colección entera de CD y DVD, y una amplia variedad de discos vinilos originales de la banda. También una muy amplia variedad de banderas remeras y pósters, mis amigos cuando entran a mi habitación se quedan asombrados al ver mi fanatismo hacia Iron Maiden.

Hace un tiempo decidí hacerme un tatuaje por los 11 años escuchando y siguiendo a la banda, y decidí hacerme la firma del diseñador Derek Riggs en mi muñeca derecha. Apenas llegué a mi casa tuve la idea de hablarle a Derek y comentarle que me había hecho un tatuaje con su firma y que admiraba mucho su trabajo. Al principio no recibí respuesta, pero al tiempo me llegó un mensaje de el agradeciendo lo que había hecho. Me gustaría algún día poder conocer a la banda y poder sacarme fotos con algún miembro de la misma.

Si todo sale bien y esta pandemia se acaba, voy a tener la oportunidad de ir a ver a Bruce Dickinson con la charla de su libro en Buenos Aires, creo que eso va a ser algo que muchos vamos a recordar y vamos a llevar en nuestros corazones.

Espero que esto termine pronto para poder disfrutar mucho más de la banda, y poder verlos de nuevo pisando tierras argentinas, que creo que eso es lo más lindo que nos puede pasar como fanáticos, como también espero poder disfrutar muchos años más de Iron Maiden.

Up the irons!


Si querés que tu anécdota maideneana aparezca en esta sección de la web, envíanos un mail a maidenarg@gmail.com contándonos tu historia en, por lo menos, mil (1000) caracteres y dos (2) fotos.