Log In Regístrate

Extras

banner_cesar banner_diario banner_cesartff

Stratus

(1984) Throwing Shapes

TÍTULO: Throwing Shapes
FECHA DE SALIDA: 1984
PRODUCTOR: Norman Goodman y Tino Troy
SELLO: Pony Canyon

FORMACIÓN
Tino Troy - guitarra y voz
Bernie Shaw - voz principal
Alan Nelson - teclados
Chris Troy - bajo y voz
Clive Burr - batería y coros

TRACKLIST:
01. "Back Street Lovers"
02. "Gimme Something"
03. "Even If It Takes"
04. "Give Me One More Chance"
05. "Never Say No"
06. "Romancer"
07. "Enough Is Enough"
08. "Run for Your Life"
09. "So Tired"

Reseña

Después de su infortunada salida de Iron Maiden, las razones de la cual son desencontradas, Clive Burr vagó por el mundo del rock sin un claro destino, grabando primero como invitado de los franceses Trust y tocando luego con varias bandas espontáneamente. Hasta recalar en un proyecto junto a los hermanos Troy (Tino y Chris), ex Praying Mantis. Al principio la banda se llamó Clive Burr’s Escape, aprovechando su fama como el ex baterista de la Doncella y de tres discos que marcaron el camino a seguir para muchos. Pero luego ese nombre mutaría a STRATUS. El vocalista del grupo era nada más y nada menos que el canadiense Bernie Shaw, más conocido en la actualidad por ser el vocalista de Uriah Heep desde 1986. Shaw había comenzado a trabajar con los hermanos Troy en Praying Mantis y recaló en Stratus.

En su única incursión discográfica titulada "Throwing Shapes", el sonido de la banda es principalmente un hard rock / A.O.R., típico de mediados de la década del ’80 en Inglaterra. Ya desde que arranca “Back Street Lovers”, vemos que estamos frente a una banda muy sólida, ensayada y que tiene muy en claro lo que está tocando; un comienzo muy hardrockero, con la batería de Clive marcando los pulsos y siempre al frente como casi en todo el disco, y siempre con sus marcas personales ya vistas en Maiden, pero claramente muchísimo más sutiles.

Con “Gimme Something” entramos a un terreno mucho más melódico y pop, muy parecido al A.O.R. yankee, más precisamente como REO Speedwagon. “Give Me One More Chance” es la única balada del álbum, uno de los puntos más altos de la placa, con un Bernie Shaw desgarrando en pedacitos los corazones de sus oyentes.

“Never Say No” en un plan más hard rock es muy movido, contrastando con “Even If It Takes” que es puramente un A.O.R. americano. Tal vez esta mezcla es la que hace al álbum más rico y a la vez más difícil de digerir, no en cuanto a las composiciones y a su ejecución, sino a la brecha entre ambos estilos.

Otro enorme destacado es el tema que cierra la placa, “So Tired”, con una intro muy heavy, con el bajo pesando más que antes y un Clive que como diríamos en lenguaje futbolero “descoce” los parches. Movida, rápida, dura y con un coro épico, es de lo mejor del viaje de 37 minutos y medio al “enchufar” el álbum.

En resumen, un disco muy bien logrado, y una gran colaboración de Burr con los hermanos Troy. Lástima que no hayan grabado más cosas juntos.

Calabacitoh