El Legado de la Bestia en Argentina

12 de Octubre de 2019. Visita número 11 de Iron Maiden a la Argentina.

A estas alturas, describir un show de Maiden resulta algo monótono. Todos aquellos que alguna vez fueron parte de esta fiesta, saben bien a la clase evento que fueron y van a ser parte. Pero ¿cómo perderse justamente esta gira, que la propia banda llama “Legacy Of The Beast”, y que como show brindan algo nunca visto? Si, seguramente estemos hablando del espectáculo más abrumador que hayan hecho en toda su extensa historia. Evidentemente, todavía no eramos conscientes de lo que estábamos por vivir… Porque esto, es algo que solamente podríamos llegar a describir después de haberlo vivido en carne propia. El Legado de la Bestia, ya estaba llegando a Buenos Aires, y nadie podía perdérselo.

21.15 horas: el estadio de Vélez ya luce lleno. Sorprendentemente, porque somos conscientes de la situación económica de nuestro país, las entradas se agotaron un mes antes. Ya habían sonado Serpentor, la banda local que abrió la jornada, y The Raven Age, la ya conocida banda del hijo de Steve Harris. Prodríamos decir que ambas agrupaciones se encargaron de encender un poquito la mecha, para lo que estaba por venir.

21.20: las luces se apagaron y la intro de Churchill suena de fondo. Arranca “Aces High” con el avión spit fire volando en medio del escenario. Como dijimos, este show de Iron Maiden, era algo que todo fan debería presenciar. No por la variedad de los temas, sino además por todo el espectáculo que brinda la banda. El arranque con temática bélica, fue para el infarto: “Where Eagles Dare” y “2 Minutes To Midnight” siguieron con un Dickinson interactuando todo el tiempo con la gente y con esos duelos de guitarra que Dave y Adrián saben desplegar. Algunos agradecemos que la parte más oscura y quizás más cuestionada no fue olvidada en esta gira. La inclusión del próximo tema, “The Clansman”, marcó unos de los momentos más emotivos de la noche. Si a esto sumamos que siguió “The Trooper”, con Eddie en el escenario luchando a espadazos con Bruce y este mismo levantando la bandera Argentina, podemos confirmar que estábamos en un momento de gloria. Ya no importaba lluvia amenazante que cayó durante todo el día y que casi produce que se cancele todo. Iron Maiden estaba dando cátedra.

Foto: Victor Guagnini
Foto: Victor Guagnini

“Revelations” fue la encargada del cambio de temática junto con unos de las sorpresas del set: “For The Greater Good Of God”. Momento para que los 6 desplieguen su virtuosismo. También sonó “The Wickerman”, ese tema que nos deleita en el arranque del Rock In Río y que ya forma parte de los clásicos de la etapa más reciente. Y el momento más teatral de la noche llegó con “Sign Of The Cross”. Impresionante interpretación, con fuego en el escenario y Bruce (casualmente estaba lesionado de un pie, pero siguió como si nada) llevando una cruz enorme con luces que se prendían y apagaban.

Foto: Victor Guagnini

Si hablamos de clásicos olvidados, “Flight Of Icarus” era uno de esos que los fanáticos siempre quisimos escuchar en vivo. No es para menos, pasaron 33 años desde la última vez que sonó este tema en un escenario. Un Ícaro gigante asoma por atrás de Nicko y la emoción se apodera de nosotros. Memorable momento, único.

La ráfaga final llegó plagadas de clásicos que no pueden faltar nunca, “Fear Of The Dark”, “The Number Of The Beast” y “Iron Maiden” con el Eddie gigante como estamos acostumbrados.

Había tiempo para más. Las emociones no terminaban porque los bises llegaron de la mano de “The Evil That Men Do”,“Halloweb Be Thy Name” y “Run To The Hills” para coronar una noche inolvidable.

¿Y qué más podemos decir? Iron Maiden es como un buen vino, mientras más tiempo pasa, mejor se ven. Con un promedio de edad de 60 años, estos tipos siguen dando todo y con show espectacular desde lo visual. Un sonido que rozó la perfección y estuvo todo dado para que sea una gran fiesta. Seguramente la mejor presentación de los ingleses en nuestro país, pero aún nos seguimos preguntando si son capaces de más. Lo que sí podemos confirmar, es que fuimos parte del Legado de la Bestia y ha sido absolutamente espectacular.

¡Gracias Steve, Adrián, Dave, Janick, Nicko y Bruce por tanta magia! Hasta la próxima.